Huir.

flownartsworld:

Huir, como si quemara la sombra. Huir. Huir como el viento, como el agua, como la piedra. Huir del mar, huir de la sal, huir de la arena, huir de la vida como si la vida en ello nos fuera. De los brazos de la matrona a los del sepulturero. Huir. De Domingos con prisa, de madrugones graníticos,…

Noches en las que no dan ganas de dormir, y sólo quieres quedarte escuchando música que te remonta a tiempos pasados, y pensar, y pensar, y pensar, en el pasado, presente y futuro.

Sé que no es lo más “sano”, pero es lo que me hace bien.

LA PALABRA

ivlemmont:


La palabra pregunta y se contesta
tiene alas o se mete en los túneles
se desprende de la boca que habla
y se desliza en la oreja hasta el tímpano

la palabra es tan libre que da pánico
divulga los secretos sin aviso
e inventa la oración de los ateos
es el poder y no es el poder del alma
y el hueso de los himnos que hacen patria

"No nacimos para leer. Los seres humanos inventamos la lectura hace apenas unos milenios. Y con este invento modificamos la propia organización de nuestro cerebro, lo que a su vez amplió nuestra capacidad de pensar, que por su parte alteró la evolución intelectual de nuestra especie (p. 19)"
- Maryanne Wolf, Cómo aprendemos a leer (via alurizap)